Estrategia del SAT. El Buen Fin. ¿Lo sabias?

Por  CP.  Juan Alberto López Guillén.

El pasado 8 de mayo del 2019, el Secretario de la industria y comercio, Dr. Ernesto Acevedo Fernández, anunció el inicio del programa «Buen Fin 2019». Este programa busca incentivar la economía y, a su vez, apoyar a otras dependencias del Gobierno Federal entre las que destaca el SAT.

Objetivo del Buen Fin

Como ya sabemos, »El Buen Fin» se creó con el objetivo de reactivar la economía con la cooperación de los sectores privado y público; permitiéndole al consumidor el acceso a productos y servicios con promociones y precios bajos. Las administraciones anteriores dieron inicio a este evento en el 2011, registrando ventas por más de 106 mil millones de pesos. Desde entonces se ha realizado a mediados del mes de noviembre, coincidiendo con el fin de semana largo que conmemora a la Revolución Mexicana.

¿Cómo funciona el Buen Fin?

El antecedente más cercano a este programa es el viernes negro o «Black Friday» que se celebra en Estados Unidos. Uno de los objetivos en México ha sido promover el uso de medios electrónicos de pago para fomentar el consumo dentro de la economía formal. Los beneficios de este programa pueden ir desde promociones a meses sin intereses con tarjetas de crédito y débito hasta compre ahora y pague después. Además existe un estímulo en premios fomentado por el SAT de aproximadamente $500 millones de pesos entre los consumidores del Buen Fin. ¿Atractivo no? Solo por pagar con tarjeta de débito o crédito, tenemos la posibilidad de que todas las compras sean reembolsadas. Y, si corremos con más suerte, ¡podemos ganar diversos premios en efectivo! Estos son entregados a la Institución Financiera, quien podrá acreditar el premio y reintegrarlo contra el ISR que deba pagar para neutralizar su costo.

Esquema general de sorteo del Buen Fin

De esta manera, el SAT registra una huella de los consumos efectuados por la persona física con su tarjeta de crédito. Este registro permitirá que el SAT pueda mejorar su actividad de fiscalización.

Mientras tanto, los ganadores de premios estarán en la mira perfecta para el SAT con la información para fiscalización de todas sus cuentas bancarias, pero aún hay más.

El SAT y el Buen Fin

Recordemos que en el artículo 91 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) se establece que las personas físicas podrán ser objeto del procedimiento de discrepancia fiscal cuando se compruebe que el monto de las erogaciones en un año calendario sea superior a los ingresos declarados por el contribuyente. Y, para tal efecto, también se considerarán las erogaciones efectuadas por cualquier persona física, nos referimos a gastos, por adquisiciones de bienes y  reflejados en cuentas bancarias, inversiones y claro tarjetas de crédito.

En este orden de ideas, una persona que realiza sus consumos mediante tarjeta de crédito en algún momento deberá pagar su tarjeta. Es aquí donde el SAT tendrá los elementos para ejercer sus facultades de fiscalización y verificar si existe o no discrepancia fiscal al comparar ingresos y egresos realizados.

Pongamos por ejemplo a Luis, una persona física que recién perdió su trabajo, no tiene deudas por el momento, vive con sus padres y tiene una tarjeta de crédito. Luis habla con su padre y le dice que él pagará el nuevo televisor, refrigerador, lavadora y la reparación del automóvil, mientras su padre se recupera de algunas otras deudas.  Tiempo después el padre de Luis sale de problemas económicos y apoya en realizar el pago por la cantidad total de las compras más intereses. Es aquí donde el SAT detecta que Luis pagó $60 mil pesos, pero recordemos que Luis sigue desempleado. Al tener gastos por más de 60 mil pesos, el SAT procede a enviar una invitación a Luis para que presente su declaración por esos 60 mil pesos, ya que considera que es un ingreso no declarado.

Conclusión

Como podemos observar el Buen Fin si bien utilizado es una buena herramienta que genera el consumo e iniciativa formal, es a su vez una excelente herramienta para fiscalización para la autoridad. Es nuestro deber como consumidores hacer el uso adecuado de este tipo de promociones para evitar riesgos innecesarios que puedan incurrir en una discrepancia fiscal por realizar gastos mayores que los ingresos.

Si quieres conocer más sobre tu situación fiscal, te invitamos a conocer nuestros servicios fiscales para evitar multas ante el SAT.

Síguenos en Facebook